Go to Top

La fabada asturiana, una receta con mucho amor

Fabada Asturiana

La fabada asturiana es sin lugar a dudas uno de los símbolos, junto con la sidra y el queso de Cabrales, que ha traspasado fronteras más allá del Principado de Asturias y se ha convertido en un referente mundial de la gastronomía de nuestra tierra.

Asturias es conocida en el mundo por sus montañas, por sus minas de carbón, por la fabada y la sidra. Mario Vargas Llosa

La alubia o judía, denominada fabes en el centro de la región, fabas en occidente y jabas en el oriente de Asturias, es la base principal de este guiso de cuchara, que autóctonos y foráneos degustan como el exquisito manjar que es.

La variedad empleada para cocinar la fabada asturiana son las fabes de la Granja, suaves y mantecosas, que la convierten en un delicioso plato. La faba asturiana está protegida por una denominación de origen específica desde 1990 y es el Consejo Regulador de la faba asturiana el encargado de certificar su autenticidad.

La receta de la fabada asturiana que compartimos, es la que durante años han cocinado miles de mujeres asturianas con tanto amor como lo ha hecho Marina para su familia, que vivió en La LLosina durante su infancia y juventud.

    • 500 gr. de fabes de la Granja
    • 250 gr de panceta curada.
    • 2 Chorizos asturianos
    • 2 morcillas asturianas
    • 200 gr. de hueso de jamón
    • Agua
    • Sal al gusto
    • Azafrán en hebra
    • Tras lavar y seleccionar las fabes, las pondremos en remojo en abundante agua fría durante unas 12 horas.
    • En otro recipiente, pero esta vez con agua templada, pondremos también en remojo la panceta y el hueso de jamón, que al día siguiente escurriremos bien.
    • Colocaremos en una cazuela, las fabes cubiertas de agua aproximadamente entre 1 y dos dedos por encima, y las calentamos a fuego fuerte hasta que rompa a hervir. En ese momento añadiremos el resto de ingredientes.
    • Retiraremos la espuma que se vaya formando, para ayudar a limpiar de impurezas y a desgrasar un poco la fabada.
    • Dejaremos cocer durante 1/2 hora a fuego fuerte y le añadiremos el azafrán, unas 3 hebras, que previamente habremos disuelto en un poco de caldo caliente del guiso.
    • Bajaremos el fuego y añadiremos sal al gusto. Después, las dejaremos cocer lentamente durante 2 horas, removiendo de vez en cuando sin que se rompan y “asustaremos” las fabes dos o tres veces con agua fría para romper el hervor y ayudar a que se cuezan correctamente.
    • Transcurrido el tiempo de cocción, comprobaremos que están tiernas y rectificaremos de sal si es necesario. Cuando estén en su punto, las retiramos del fuego y las dejamos reposar durante media hora.
    Tan solo queda servir y disfrutar.

Este articulo esta dedicado a todas las madres, abuelas y bisabuelas, que durante años y generación tras generación, con dulzura y pasión, han sabido mantener intacto el sabor tradicional de la fabada asturiana. Va por ellas!!!.

Derechos de foto

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>